Novena Carmelitana Día 9

Novena Carmelitana Día 9

13 de julio de 2023 0 Por Gospa Chile

Por el Reino de Cristo en Chile y todo Iberoamérica


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten tu sagrado Escapulario; por lo que su divina Majestad te engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones y la gracia especial que pido en esta Novena, si conviene para su mayor honra y gloria, y bien de mi alma: que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión poderosa, y quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo: (rezar tres avemarías o el Santo Rosario)


ORACIÓN. 

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que extendiendo tu amor hacia los Carmelitas, aún después de la muerte, como piadosísima Madre de los que visten tu santo escapulario consuelas sus almas, cuando están en el Purgatorio, y con tus ruegos consigues salgan cuanto antes de aquellas penas, para ir a gozar de Dios, nuestro Señor, en la gloria. Te ruego, Señora, me alcances de su divina Majestad cumpla yo con las obligaciones de cristiano y la devoción del santo escapulario, de modo que logre este singularísimo favor. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.


El Cruce de la Cordillera de Los Andes      

“Después de que el Capitán Dagoberto Godoy cruzó la Cordillera de los Andes en una travesía área, desde Santiago a Mendoza, el 12 de diciembre de 1918, el aviador Armando Cortínez, repitió la odisea, esta vez de ida y vuelta… y sin el permiso correspondiente.El 5 de abril de 1919 despegó de Santiago. No poseía siquiera todos los instrumentos necesarios. La brújula, el instrumento indicador del camino, sería entonces, una imagen de la Virgen del Carmen.


Cumplió su objetivo.

El júbilo en Mendoza, por la llegada del segundo avión trasandino, y en Chile por la nueva audacia de un compatriota, hizo que las autoridades militares responsables, olvidaran la desobediencia; y le permitieran regresar en la misma máquina.La imagen que lo guió de ida, lo traería, también, de vuelta.En ese segundo viaje, tres veces vio en peligro por desperfectos en el motor. Se fijó con confianza en la Sagrada Imagen y, poco a poco, esos imprevistos se solucionaron solos.”  


Lectura:

San Lucas 1, 39 – 55

En aquellos días, se puso en camino María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo y exclamó a gritos: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;  y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Alaba mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los de corazón altanero. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como había anunciado a nuestros padres, en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos.»  María se quedó con ella unos tres meses, y luego se volvió a su casa.


ORACIÓN FINAL A NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

(Monseñor Ramón Ángel Jara) 

¡Oh Virgen Santísima del Carmen!. Llenos de la más tierna confianza como hijos que acuden al corazón de su madre, nosotros venimos a implorar una vez más los tesoros de misericordia que con tanta solicitud nos habéis siempre dispensado. Reconocemos humildemente que uno de los mayores beneficios que Dios ha concedido a nuestra Patria, ha sido señalaros a Vos por nuestra especial Abogada, Protectora y Reina. Por eso a Vos clamamos en todos nuestros peligros y necesidades seguros de ser benignamente escuchados. Vos sois la Madre de la Divina Gracia, conservad puras nuestras almas; sois la Torre poderosa de David. defended el honor y la libertad de nuestra Nación; sois el refugio de los pecadores, tronchad las cadenas de los esclavos del error y del vicio; sois el consuelo de los afligidos, socorred a las viudas, a los huérfanos y desvalidos; sois el auxilio de los cristianos, conservad nuestra fe y proteged a nuestra Iglesia, en especial a sus Obispos, sacerdotes y religiosos. Desde el trono de vuestra gloria atended a nuestras súplicas, ¡oh Madre del Carmelo! Abrid vuestro manto y cubrid con él a esta República de Chile, de cuya bandera Vos sois la estrella luminosa. Os pedimos el acierto para los magistrados, legisladores y jueces; la paz y piedad para los matrimonios y familias; el santo temor de Dios para los maestros; la inocencia para los niños; y para la juventud, una cristiana educación. Apartad de nuestras ciudades los terremotos incendios y epidemias; alejad de nuestros mares las tormentas, y dad la abundancia a nuestros campos y montañas.Sed el escudo de nuestros guerreros, el faro de nuestros marinos y el amparo de los ausentes y viajeros. Sed el remedio de los enfermos, la fortaleza de las almas atribuladas, la protectora especial de los moribundos y la redentora de las almas del Purgatorio. ¡Oídnos pues, Reina y Madre Clementísima! Y haced que viviendo unidos en la vida por la confesión de una misma fe y la práctica de un mismos amor al Corazón Divino de Jesús, podamos ser trasladados de esta patria terrenal a la patria inmortal del cielo, en que os alabaremos y bendeciremos por los siglos de los siglos. Amén.


GOZOS A LA VIRGEN DEL CARMEN

(Se han rezado en Chile, desde antes de 1837, sobre todo los días Miércoles)

Pues la eterna Majestad,Nos dio en Vos tanto consuelo,Virgen Santa del Carmelo Válganos vuestra piedad 

Dios os salve, gran Señora, A quien el cielo y la tierra Por su gran reina venera, Y reverencia, y honora; Pues vuestro poder implora De reina, nuestra humildad. Virgen Santa del Carmelo Válganos vuestra piedad 

Dios os salve, Virgen Madre, Tan tierna y tan amorosa, Que siempre os ven cariñosa Los hijos del primer padre; Y pues vuestro pecho abre Los tesoros de bondad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Eva y Adán, delincuentes Se hicieron por el pecado, Y como herencia han dejado La muerte a sus descendientes; Pero vos de los vivientes Sois vida con propiedad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Sois del alma la dulzura Que la embelesa y encanta, Y sus potencias levanta A admirar vuestra hermosura; Para que nuestra amargura Temple vuestra suavidad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Vos sois la Ester toda hermosa, De vuestro pueblo esperanza Que a librar por Vos alcanza De la muerte rigurosa; Y pues sois tan poderosa Con la Augusta Majestad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Los hijos de Eva ocurrimos Y en vuestro amparo esperamos, En el destierro en que estamos, Esa patria que perdimos Que nos alcancéis pedimos Nuestra amada libertad. Virgen Santa del Carmelo, etc.

 A Vos Madre, suspiramos, Con gemidos y sollozos, Porque no puede haber gozos En el valle en que lloramos; Y pues por vos esperamos Consuelo en nuestra orfandad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Ea, pues, Madre piadosa, Que vuestros ojos divinos, De estos pobres peregrinos Sean luz clara y hermosa; Y pues es tan tenebrosa Del mundo la obscuridad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

Templad con vuestra clemencia De Jesús la indignación, Y haced que sin confusión Lleguemos a su presencia; Para que nuestra sentencia Salga con felicidad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 

¡Oh Protectora divina!, ¡Oh consuelo celestial!, ¡Oh refugio universal!, ¡Oh belleza peregrina!, Pues del alma medicina Sois en toda enfermedad. Virgen Santa del Carmelo, etc. 


V.- Ruega por nosotros Madre de Dios del Carmelo

R.- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.